San Roque: falta presupuesto, enfermeros, personal de limpieza y materiales de trabajo

Los profesionales de salud denuncian que mientras el gobierno destina cifras millonarias a lujos para los funcionarios y demás gastos superfluos, ellos deben trabajar en condiciones precarias y hacen lo que pueden para brindar tratamientos adecuados.

Este domingo se denunció que en el principal hospital de pediatría de la provincia, el San Roque de Paraná, se rebalsaron las cloacas y no había personal de limpieza, por lo que tanto médicos como enfermeros tuvieron que detener sus correspondientes actividades para limpiar y poder trabajar en condiciones.

Ahora llegan más denuncias que hablan de la situación de los enfermeros que trabajan en el nosocomio. “No solo tenemos que encargarnos de la limpieza los fines de semana, sino que también están condiciones laborales totalmente precarias en las que trabajamos”, sostienen los trabajadores.

Afirman que los contratos de estos trabajadores de la salud apenas llegan a los 10 mil pesos mensuales, algo que definen como una “negreada”.

Por otra parte, señalan que “para poder cubrir la planta óptima de enfermeros, hacen falta entre 80 y 100 trabajadores que aún no han sido nombrados”.

El gobierno provincial, según afirman desde el San Roque, estaría al tanto de esta situación, ya el reclamo viene desde hace años y aún no ha sido cubierta la planta de enfermeros.

Sin embargo, las nominaciones no llegan y la faltante de personal sanitario provoca que se sobrecargue a los que están en actividad bajo contrato.

En algunos casos, los enfermeros tienen que hacer guardias dobles, de 16 horas en lugar de 8, para que se cubran las vacantes.

En estos casos, o cuando les corresponde día libre y deben cubrir guardias por la falta de personal, se usaba en el hospital devolver francos dobles como compensación por las horas extra.

Si bien esta metodología no está estipulada en el estatuto de los trabajadores públicos, era la que se había implementado en el San Roque para que no faltara personal.

Sin embargo, afirman que “desde hace tiempo no se cumple con ese pacto, que la ministra Sonia Velásquez dice desconocer porque no figura en la normativa, por lo que se deben miles de días de franco a los trabajadores”.

Por otra parte, en cuanto al servicio de limpieza, denuncian que “los mucamos y mucamas también perciben sueldos que a duras penas llegan a los 10 mil pesos y que el servicio no se cubre los fines de semana, desde el hospital comentan que se va a tercerizar”.

El comentario al respecto entre los enfermeros y médicos en los pasillos del nosocomio es “para eso hay plata, para lo demás, no”.

Según denuncian, actualmente hay faltante de materiales para trabajar con los pacientes, por lo que declaran que en muchos casos han tenido que hacer “malabares” para poder atenderlos como corresponde.

Afirman que en muchos casos los trabajadores de salud aceptan la situación para no perder su fuente laboral, pero sostienen que “las condiciones de trabajo son deplorables y que la precarización es muy grande”.

A medida que pasa el tiempo y los reclamos de los médicos, enfermeros y mucamos no recibe respuesta, crece la indignación de estos trabajadores que, a pesar de las malas condiciones en las que deben desarrollar sus labores, deben velar por la salud de los pequeños entrerrianos.

Es más, comentan que el Estado provincial “tiene plata para pelotudeces como dos mástiles en Casa de Gobierno y no para cuidar la vida de los enfermos”.

En ese sentido, los enfermeros y médicos que se comunicaron con este Portal hacen alusión a los millones y millones de pesos que gastó la provincia en los mástiles que se rompen a cada rato, en muebles para oficinas de  altos funcionarios, la reparación de la fachada de Casa de Gobierno y demás gastos superfluos que mejorarían la calidad de vida de miles de pacientes si fueran destinados a la salud.

También hablan de “los 50 contratados por la secretaría general de la gobernación que no se sabe qué funciones cumplen o de los sueldos de más de 400 mil pesos de funcionarios de organismos descentralizados, que no se condicen con el momento económico que vive la provincia y que padecen la mayoría de los entrerrianos”.

El gobernador Bordet no es ajeno al despilfarro que se da en su gestión con los sueldos exorbitantes que perciben algunos funcionarios y de los excesivos e innecesarios gastos que hace la provincia.

La indignación en el San Roque es palpable porque se trata de un tema absolutamente sensible como es la salud de los entrerrianos, y, para peor, niños y niñas.

Afirman que “con todos los millones de pesos que gasta la provincia por mes en sueldos exagerados para funcionarios y sus oficinas de lujo, choferes oficiales para sus familias y novias, y demás gastos que asume el Estado, miles de pequeños entrerrianos podrían tener tratamientos de primera calidad para afrontar las enfermedades que padecen”.

Sin embargo, el estado provincial, lejos de poner todos sus recursos a disposición de la salud de los entrerrianos, afirman los trabajadores “destina cifras millonarias a sueldos de funcionarios que llevan vidas de lujos a costas del erario público y del padecimiento de los entrerrianos”.

Según denuncian, los niños internados en el San Roque, en muchos casos provenientes de familias de escasos recursos de diferentes puntos de la provincia, podrían recibir tratamientos mucho mejores si el hospital contara con más dinero para mejorar las condiciones edilicias y para los materiales de trabajo de médicos y enfermeros.

Además, muchos niños provienen del interior de la provincia y los familiares que los acompañan no tienen un lugar en condiciones para quedarse mientras los pequeños deben permanecer internados, sostienen desde el mismo hospital.

Desde el San Roque denuncian que “mientras el gobierno provincial destina cifras millonarias a gastos superfluos, en el hospital referente en pediatría en la región la falta de presupuesto hace que los profesionales deban ejercer su trabajo en terribles condiciones y que los pacientes y sus familias no reciban la atención y el trato que corresponde”.

Fuente: El Portal de Ricardo David

También podría gustarte Más del autor

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.